Ella era la secretaria de la morocha, hacia todo lo que le pedía incluso acepto tener sexo para no perder el trabajo

  • Descripción

Acepto el trabajo como secretaria porque le hacía falta el dinero, pero además porque tenía que espiar a esa mujer para otra persona. Jamás se imaginó que iba a ser tan estricta, aun así, siguió con el trabajo, hasta que un día la putita fue hasta la casa de su jefa, allí se encontraba la hija también. Estaban en la sala y la obligo a tener sexo, que se sacara toda la ropa y fuera a la cama, después la morocha hizo que su hija se sacara toda la ropa y se subiera encima. La secretaria le chupo el coño a la hija de su jefa para que tuviera un orgasmo por primera vez. Mientras la mujer se masturbaba mirándolas, cuando terminaron, la morocha le dijo a la rubia que no dijera nada porque si no perdería el trabajo.