En prisión no pueden estar con hombres a menos que estén casadas, las ganas de follar les ganan y se cogen a mujeres para tener orgasmos

  • Descripción

Las prisioneras no se dan muchos gustos, mucho menos cuando se trata de follar y es que reciben la visita conyugal si están cansadas y les dan permiso. Muchas no lo consiguen y por eso es que se tienen que quedar con las ganas, pero algunas pasan tanto tiempo sin hacer algo que deciden coger con su compañera de celda. Estas dos putitas hicieron eso, se sacaron toda la ropa y se comieron los coños hasta llegar al orgasmo, descansaron mientras se besaban. Pero no son las únicas, las detectives también están muy aburridas y cansadas, por eso es que aprovechan las situaciones como esta. Ven a una mujer que les gusta, las llama y le dice que solo la revisara para ver que no tiene nada, pero en realidad es para calentarla y que se deje follar.