Era la prisionera de una mujer millonaria, la empleada tuvo que bañarla tuvo que prepararla para el gran momento, para la violación

  • Descripción

La rubia no fue porque vio un anunció de trabajo en el periódico, como le estaba haciendo falta se fue sin pensarlo para ver si lo conseguía. Cuando llego al lugar era una enorme mansión, era una casa muy grande. Obviamente tenían mucho dinero, toco la puerta y la recibió la dueña, la hizo pasar y por el momento todo iban muy bien. Le hizo algunas preguntas y la mujer le dijo a la rubia que estaba disponible el empleo, que si lo quería. Cuando acepto apareció una mucama y le puso unas esposas en la mano, después la llevo a una habitación y le saco toda la ropa. La metió en una ducha con aguan caliente y le dijo que esperara ahí. La mucama se fue a buscar jabón y una rasuradora. Baño a la rubia y al final le paso la rasuradora por la conchita, tenía que estar perfecta para su jefa.