Escondieron una cámara y después la rubia fue a conquistar a la madre de su amiga para poder coger con ella. Quería tener todo grabadito

  • Descripción

La rubia le confeso a su amiga que desde hacía un tiempo tenía ganas de tener sexo con su madre, solo que bueno nunca se había animado a decirle por las dudas de que perdieran la amistad. Pero la morena en vez de enojarse le dijo que, si follaran, que no había problemas al contrario si podía dejar una cámara para que las grabara sería mucho mejor. Así que mientras hablaban escondieron la grabadora bajo una camiseta y después se fueron hasta el jardín. Allí la morena se llevó a su hermana quien estaba hablando con la madre y después la rubia se quedó allí para seducir a la madura. La vieja le dijo que fueran a la habitación para hablar mucho más tranquilas, allí se sacaron toda la ropa y sin pensarlo mucho pasaron a comerse sus coños.