Estas dos amigas vieron que en el bar del hotel no había nadie, estaba completamente vacío. Así que fueron a comerse sus coños a pleno luz del día

  • Descripción

Fueron de vacaciones a un lugar tranquilo y donde hiciera calor, una isla sin mucho turismo, ideal para relajarse un poco. Al final encontraron lo que buscaban ya que cuando se dieron cuenta no había nadie en el bar del hotel, se ve que estaban todos durmiendo o en otro lado por eso es que tomaron la decisión de ir a comerse sus coños en el bar, para luego terminar “jugando” un poco al aire libre. Primero se manosearon un rato, hasta que no aguantaron más y se sacaron toda la ropa. Saborearon un poco sus coños, cuando las dos estaban muy calientes sacaron sus juguetes, dos pollas enormes de plástico y empezaron a metérselo bien adentro. Aunque la mejor parte fue cuando se pusieron en cuatro, ahí sí que gritaban de placer.