Fue a espiar un ensayo de teatro, las bailarinas que estaban allí las descubrieron y le dieron una lección, una que no podría olvidar jamás

  • Descripción

La morocha había pedido ser parte de este grupo porque tenía que espiar las coreografías que estaban armando, un día cuando solo quedaron las más importantes, prendió la cámara y las empezó a grabar escondida. Nunca pensó que la verían, las otras se dieron cuenta de lo que estaba haciendo, una le saco la cámara y comenzó a grabar todo lo que iba a pasar, mientras que las otras empezaron a agredirla. Le dijeron que la castigarían de una forma que no se esperaba, las rubias la agarraron y la obligaron a que les chupara la conchita. Después de unos minutos se fueron a otro estudio, uno más privado y terminaron sacándole toda la ropa para follarsela, la morocha mientras más gritaba que se detuviera más duro le daban.