La rubia no podía dejar de pensar en hacerlo con su compañera de trabajo, pensó tanto que termino soñando como se comían las conchitas

  • Descripción

La rubia desde hace mucho tiempo tenía ganas de follar con su compañera de trabajo, ella siempre estuvo con hombres, pero esa morocha le generaba algo único, algo que jamás había sentido por lo cual estaba desesperada por estar con esa chica. Pero sabía que no podía hacer nada porque sabía que le iba a decir que no, un día estaba tomando un poco de sol en la piscina cuando empezó a relajarse, empezó a pensar en lo bien que la pasaría con la putita en el agua y se quedó dormida. Fue cuando su sueño se hizo realidad, vio llegar a la morocha y empezaron a besarse, aunque se fueron adentro, en donde pudieron relajarse. Estuvieron todo el tiempo en el sofá, sacándose la poca ropa que tenían y chupándose hasta las tetas. Cuando no dieron más de la calentura, la morocha empezó a chuparle el coñito a la rubia y no paro hasta que la escucho gritar del placer.