Las hermanitas discutían sin parar en la sala de masajes, aunque no duro mucho la discusión porque se calentaron tanto que lamieron sus conchitas

  • Descripción

Ellas esa noche estaban solas, sus padres se habían ido de viaje y tenían toda la casita para ellas solas. Solo podían pensar en una cosa y es en hacer lo que siempre quieren, aprovechar de la enorme casa que tienen. Estaba todo muy calmado hasta que la rubia llego muy enojada y se puso a discutir con su pequeña hermana, se fueron a la habitación de los masajes, siguieron discutiendo, pero no por mucho mas tiempo, porque las dos se calentaron y mucho. Esta vez estaban solas, esta vez se dejaron llevar por lo que sentían, se besaron, se sacaron toda la ropa y subieron a la camilla. Ahí empezaron a saborear sus cuerpos, a lamerse el coñito, esa noche no se detuvieron hasta terminar completamente cansadas.