Se cansó de retar todo el tiempo a sus alumnos, las hizo quitarse la ropa para ver sus cuerpos y hacerlo como tanto les gusta

  • Descripción

Ellas no pueden pasar mucho tiempo sin hablar, están todo el tiempo contándose cosas y no les importa mucho si la maestra escucha lo que dicen, aunque bueno, cuando apenas la escuchan entrar al salón se quedan en silencio. Esta vez fue la morocha, la maestra de muy mal humor y por eso lo único que hizo fue gritarles a sus alumnas para que se quedaran calladitas la boca y mientras escuchaban como gemía porque se estaba masturbando con una enorme verga de plástico. Se imaginaba que todas se sacaban la camisa, que le decían que querían follar con ella, en lo único que piensan es en tener sexo, solo desean eso. Y a pesar de que sea una fantasía, las cuatro siempre tienen muchas ganas de follar y lo saben que en algún momento lo van a hacer.