Su amiga la fue a ver, estaba cansada así que le ofreció un masaje. La morocha acepta, se van a una habitación y terminan relajándose más de lo que deberían

  • Descripción

La rubia estaba sin hacer nada, bastante aburrida hasta que llego su amiga, allí hablaron unos minutos, la morocha le dijo que estaba muy cansada y es que había tenido mucho trabajo. La rubia le dijo que le daría un masaje, que la relajaría mucho, pero al final termino enviando a su hija para que practicara y le hiciera ese masaje que la relajaría. La morocha se quedó sorprendida, pero no le dio mucha importancia, de cualquier forma, era la hija de su amiga y confiaba en ella. La jovencita estaba desesperada por sexo, agarraba la mano de la morocha y se la pasaba por la teta, hasta que al final termino seduciéndola. Estaban las dos completamente desnuditas, unos minutos después estaban chupándose el coñito, estaban disfrutando de sus cuerpos sin parar.