Su jefa la encontró masturbándose y le dio un buen castigo

  • Descripción

La zorrita iba cada cinco minutos al baño para masturbarse, estaba tan caliente que no se podía controlar y necesitaba tocarse, aunque sea varias veces en el día. Mientras estaba encerrada tocándose, siente que entra alguien, espera unos segundos y después se sigue tocando, quería acabar para quedarse un poco más tranquila. Lo que no se imaginó es que la persona que estaba al lado era su jefa, quien se asomó para ver lo que estaba haciendo. La rubia la dejo ir pero no por mucho tiempo, porque cuando se enteró que volvió al baño, fue a buscar su enorme polla de plástico para darle un buen castigo y de paso quitarle toda esa calentura que no la dejaba trabajar.