Tenía muchas ganas de follar, convenció a su amiga de hacerlo y así fue como terminaron en la cocina lamiéndose el coñito

  • Descripción

La morocha estaba muy caliente, en lo único que pensaba era en tener un poco de sexo para clamarse y dejar de pensar tanto en tener un orgasmo. La estaba distrayendo mucho y es por eso que aprovecho que estaba con su amiga, que se habían quedado solas en la casa para poder seducirla y convencerla de tener sexo. Primero le dijo que se bañaran, que se relajaran y estuvieran con poca ropa. Se fueron a la cocina y las dos estaban prácticamente sin ropa. La morocha agarro, le saco la tanguita a su amiga y la tiro arriba de la mesa, le abrió las piernas y empezó a pasarle la lengua por su coñito. Al principio se negó, pero después se entregó, las dos estaban disfrutando del momento.